domingo, 9 de enero de 2011

EL SENDERO DE LA OCA

Como en el tablero del juego milenario de la oca, estamos de nuevo en la casilla de salida: primer mes de un nuevo año. Si la divinidad juega a los dados, de oca en oca, de ganso en ganso, nos llevará la corriente de algún río, quedaremos absortos en el cotidiano laberinto de los días, y caeremos en pozos, que deseo que al menos tengan agua. El tiempo circular de la naturaleza con sus  ritos estacionales, permite que el hombre que es fundamentalmente memoria, quiera explorar y adentrarse en otras casillas. El sendero de la oca contiene 63 mundos, y nos promete en la meta ser un bello cisne, que se desliza sereno y enigmático en el jardín del Edén. "El tiempo es olvido y es memoria" decía Borges. Conviene recordar que la casilla que precede al premio es una calavera; para no olvidarlo nunca compuse este "haiku":
     
         ¿ Cómo es posible que a todo,
            le falte siempre el paraíso ?