miércoles, 15 de septiembre de 2010

UN ROMANCE PARA NADAL

No me mal interpreten, no imagino para Rafa un episodio de amor pasajero, no se trata de ese tipo de romance; deseo para "la leyenda" un poema épico-lírico de extensión indefinida, versos octosilábicos y asonancia en los versos pares, que cante de manera oral y anónima las gestas y hazañas del "Cid  de Manacor"Algo así como está versión apócrifa del comienzo del romance: "EL Cid pide parias al moro"
     
                  "Por las vegas de Mallorca
                   iba Rafa al mediodía
                   con su raqueta "Babieca"
                   que igual que el viento movía..."

La llamada "era de la imagen" y la inmediatez de la noticia nos permite saciarnos, desmenuzar , ampliar y repetir todos los movimientos y gestos, que el deportista hace dentro y fuera de la pista, pero la imagen  también los hace planos, unívocos, sin la posibilidad de imaginar poner colores, olor, contorno y texturas...la tradición oral del romancero nos invita a componer de manera única e irrepetible nuestro héroe de gesta de la "La Chanson de Nadal", de los Amadís de Palma, ó los "Tirant de Roland" (Garrós of course) .

No hay comentarios: